lunes, 11 de enero de 2016

PRÓXIMO PRESENTE


Las revistas de enero se apartan para el horóscopo. Sus predicciones se van al olvido cuando de inmediato ocurren acontecimientos que no estaban escritos. Así la sequía se vuelve lluvia torrencial; el tsunami es un golpe de estado; la muerte de un presidente es un avión derribado en el desierto; el triunfo de un artista guatemalteco en Estados Unidos es un avión lleno de deportados; o una nueva esperanza médica es otra todopoderosa franquicia farmacéutica. 

Los analistas políticos también recaen en la anticipación. El gabinete del nuevo presidente... La postura de la comunidad internacional... Las negociaciones de los grupos sociales o empresariales... Y muchas veces caemos en el error de creer que nuestro destino viene regido por un guión. Poquísimo o casi nada se acerca a lo que con tanta sapiencia terrenal o astral se predice.

Desde miles de años vemos las cambiantes líneas de nuestras manos. Consultamos oráculos. Hacemos rituales o levantamos plegarias. Sin embargo el destino es algo que nunca llega porque no existe otra cosa sino el presente. Ahí está el sentido de nuestro trabajo y la verdad de lo que somos. En la constancia y en las decisiones. La constancia y las decisiones son lo único que realmente puede anticipar nuestro próximo presente. 

Que el año inicie con dos propósitos: el primero, que nuestra constancia no se vuelva conformismo; el segundo, que nuestras decisiones siempre busquen lo correcto. Si nuestro rumbo ha sido totalmente opuesto a estas dos premisas, siempre existe la posibilidad de enmienda. No permitamos que los arrogantes limiten nuestro esfuerzo por borrar y empezar de nuevo.  

Con un pie en la primera semana del dos mil dieciséis pensemos: ¿Cuánto nos queda de este presente? ¿Existe un paso próximo? ¿Es posible anticipar un destino si no viene acompañado de acciones reales? Dejo un poema de Julio Cortázar que dice: Porque un puente,/aunque se tenga el deseo de tenderlo/y toda obra sea un puente hacia y desde algo,/ no es verdaderamente puente / mientras los hombres no lo crucen./ Un puente es un hombre cruzando un puente.

No hay comentarios: