martes, 27 de octubre de 2015

CLARIDAD



“Sólo lo necesario merece ser real”, escribió Arthur Schopenhauer. Releer esta frase nos acerca a la claridad. 

La claridad es acaso la necesidad  más urgente en este tiempo de incertidumbre. Definir los horizontes. Darle sentido a nuestros actos y a nuestras palabras. No construir por construir. No decir por decir. Las acciones innecesarias nos llevan a resultados innecesarios. Las palabras innecesarias nos llevan a promesas innecesarias.

Tantas leyes. Tantas instituciones. Tantas rutinas. Tantas obsesiones. Tanta acumulación de ruido. De eso que llenemos nuestros vacíos con nuevas inseguridades o con dogmas torpes. Decisiones apresuradas y futuros impredecibles. 

¿Realmente necesitamos todo lo que tenemos?, ¿Cuánto de lo que buscamos sin descanso merece ser real? Tener de sobra nos lleva al aislamiento. No servir, no dar, no compartir... en eso consiste la peor enfermedad del ánimo. 

La acumulación de chatarra emocional nos lleva a la decadencia. Sentir la miseria espiritual y la vergüenza nos lleva a adquirir poder y bienes, lo que nos conduce a la ostentación vulgar y adocenada. Un ejemplo claro de esto es la extinción de dominio. Casas inhabitables de tan mal gusto acumulado. Zoológicos. Carros deportivos en un país plagado de baches. Cuentas bancarias de siete cifras. Esa hortera forma de vida en un país de carencias. Esa desmesura que subraya el dinero mal habido que necesita lavarse en lo legal y en lo moral para poder darle salvación al criminal que lo acumula. 

Es un buen tiempo para reflexionar acerca de lo necesario e innecesario. De la claridad y de lo aparente. Ni la mojigatería, ni la ambición sin compromiso humano, ni las apariencias pueden hacer una mejor sociedad. Sólo la sensatez de ser útil e incorruptible es un valor trascendente.  

No hay comentarios: