martes, 4 de noviembre de 2014

JUNTOS EN PELOTA (NUESTRO DERECHO AL DESNUDO)



La gestión que Spencer Tunick realiza para su trabajo fotográfico es muy interesante. En las grandes y medianas ciudades del mundo ha convocado a cientos de personas para que a determinada hora y en determinado lugar todos posen desnudos en una fotografía colectiva. ¿Cómo le hace? Por lo visto su publicidad da resultados sorprendentes. Nadie creería que en un momento ha logrado reunir a cientos o miles de personas en lugares públicos y reconocibles, frente al ojo de transeúntes, autoridades y fariseos profesionales.   

Tunick es un artista contemporáneo más conocido por el escándalo que por su propuesta creativa. Sus fotos son documentos muy valiosos acerca de la sociedad en que vivimos y la necesidad que tenemos de romper esquemas vinculados al consumo de la vergüenza. Una maratón de infomerciales en algún  canal de cable puede darnos la clave: los reductores de barriga o los moldeadores de nalgas o los pectorales perfectos sin grandes sufrimientos... son las más poderosas promesas del mercado. Nada vende tanto como el miedo al rechazo, el miedo a la desnudez, el miedo a la vejez, el miedo a ya no ser deseable ni atractivo.

Todos estamos desnudos debajo de nuestra ropa y debajo de nuestra desnudez sólo quedan nuestros pensamientos y secretos. El cuerpo se convirtió en algo sacrílego cuando llegó la moral a encubrirlo. La pornografía, el voyeurismo y demás parafilias no tienen su origen en el cuerpo desnudo, sino en el cuerpo cubierto; de eso que entre más mojigata sea la educación al respecto de la sexualidad, más linderos se exploran para llegar a lo prohibido. Una sociedad de violadores tiene su inicio en una sociedad de castrados. Una sociedad de pervertidos tiene su inicio en una educación que nos corrompe con la frustración de no ser esto, de no poseer lo otro, de no acumular aquello, de no llegar a...

Las fotografías de este artista norteamericano son un claro ejemplo de que somos impredecibles. Un día de tantos la persona cohibida decide empelotarse, un día de tantos la gente muestra lo que siente y piensa.



No hay comentarios: