miércoles, 6 de agosto de 2014

DÉMOSLE

Démosle lo que quieren: cárceles llenas y ejecuciones sumarias para los delincuentes pobres (no para los protegidos, por supuesto). Démosle lo que quieren: tasas descontroladas de interés para que la clase media (la más consumista) pueda abonar su salario íntegro en sus respectivas tarjetas de crédito. Démosle lo que quieren: ríos secos, tierras áridas y espléndidas mordidas para los alcaldes más corruptos.

Démosle lo que quieren: armas militares en manos de civiles que no tienen entrenamiento para que cualquier ciudadano decente le “roquetee” la cara a cualquier caco motorista. Démosle lo que quieren: cuatro años de secuestro político que termine en una invasión como la que tuvo Panamá para sacar al capo Manuel Antonio Noriega.

Démosle lo que quieren: colegios caros y mediocres para gente pobre, donde los niños inicien el largo periplo de convertirse en desempleados. Démosle lo que quieren: medicina sobrevalorada y vencida para los centros hospitalarios, dado que a los laboratorios y a los funcionarios de salud no hay pisto que les alcance.

Démosle lo que quieren: una izquierda de discurso bonito, pero vacía de proyectos claros. Démosle lo que quieren: fertilizantes y fertilizantes y fertilizantes. Démosle lo que quieren: antimotines prestos a la acción cuando se trata de sacar a los que no tienen nada o a esos estudiantes “mareritos” que andan haciendo revueltas en el Centro.

Démosle lo que quieren: migrantes por montones que envíen sus remesas a través de un sistema bancario que no les puede brindar el más mínimo apoyo legal para que sean tratados con algo de dignidad.

Démosle lo que quieren: más violencia, para que existan más empresas de seguridad (el único negocio exitoso que nadie celebra en Guatemala, amén de sus dueños). Démosle lo que quieren: un seguro social que tarda seis meses para autorizar una cita. Démosle lo que quieren: ese poquito de ignorancia, ese poquito de miseria, ese poquito de conformismo y ese poquito de cobardía que hace inmensamente prósperos a los que ya sabemos.

No hay comentarios: