miércoles, 19 de marzo de 2014

SIN TÍTULO

¿Qué podemos decir los guatemaltecos acerca de la ley? Tal parece que todas las leyes en su conjunto salen cortadas a la medida exacta de quien las promueve —la justicia no es en realidad el interés principal— y así un pequeño grupo de sátrapas puede garantizarse los beneficios que la crisis más estable de América Latina puede ofrecerle. Aquí algunas interpretaciones que nuestro marco jurídico no expone:

La ley de la oferta y de la demanda: vender caro, comprar barato y quedarse con el vuelto. Las leyes del poder: no existen amigos, existen aliados; no existen enemigos, solo intereses. Las leyes de la política: un triunfo moral no es necesariamente un triunfo, una derrota moral no es necesariamente una derrota.

La ley del trepador: el que no transa no avanza. La ley del arribista: el que se mueve no sale en la foto. La ley para el burócrata: no dejes para mañana lo que puedes dejar para pasado mañana. La ley del mediocre: cada quien se busca la corona que le ajusta.

Las leyes de la corrupción: aquí el que no cae resbala y al que no resbala lo empujan. La ley del candidato: del plato a la boca se cae la sopa. La ley de la experiencia: los chuchos viejos ladran sentados. La ley de la demagogia: el puerco más trompudo siempre se lleva la mejor mazorca. Las leyes de la complicidad: entre gitanos no nos leemos las manos y entre bomberos no nos machucamos la manguera. La ley del oprimido: los que nacieron para tristes, ni bolos se alegran.

La ley para el desempleado: cuando hay hambre no hay pan duro. La ley del populista: ¿alguna vez han visto gatos comiendo con ratones? La ley del gobierno: una cosa es saber cocinar y otra cosa es saber lavar los trastes. La ley contra la impunidad: al que van a condenar es por demás que lo recen. La ley de partidos políticos: al que no tiene padrino, nadie lo bautiza. La ley de la difamación: en caso de duda, que sea yo la viuda. La ley de la libre emisión del pensamiento: aquí cada gallo canta en su corral. Las leyes contra el crimen organizado: aquí no es lo mismo estar comprometido que estar involucrado.

No hay comentarios: