miércoles, 18 de diciembre de 2013

PARA PEPA

Viajando con Charley fue la última novela del Premio Nobel de Literatura 1962, John Steinbeck. Los relatos de Steinbeck tienen algo imposible de definir, son una experiencia reservada para quienes los leen y no para quienes buscan “historias entretenidas”. Pero en el caso del libro mencionado, se trata de un diario de viaje, donde dos amigos –el primero, el consagrado escritor estadounidense; el segundo, su perro Charley– recorren Estados Unidos.

Compañeros viajan entre el silencio y la complicidad. Él conduciendo su camioneta (que bautizó como Rocinante) mientras conversa con su colochito Poodle. Durante el trayecto van conociendo gente sencilla, campesinos desposeídos y lugareños que ni se enteran de que dan asilo a uno de los novelistas más celebres del mundo. Leí esta maravillosa historia cuando tenía ocho años, el libro lo extravié y no volví a conseguirlo; únicamente recuerdo su intensidad y su belleza.

Lo tuve muy en cuenta cuando en el mes de mayo perdimos a nuestra perra Pepa. Una pequeña salchicha que creció en nuestra familia junto a mi hijo. Envejeció como se marchitan los seres vivos. Al morir la enterramos en el jardín y sembramos sobre ella un rosal. Su partida nos dolió mucho y como bien dice Steinbeck, el amor es algo que no es exclusivo para los humanos.

Sin embargo tomamos la decisión de adoptar una mascota. Una perrita que encontraron muy lastimada dentro de una caja y que fue rescatada por una valiosa ciudadana dueña de un albergue donde busca familias que quieran adoptar perros sin hogar. Poco antes del mes de diciembre Valentina –así se llama la chuchita– tuvo media docena de cachorros. Mientras escribo estas líneas puedo ver como mi hijo juega con uno de ellos.

Estas palabras van dedicadas a la humildad y al amor que nos regalan nuestros perros. También a los generosos seres humanos que los rescatan del sufrimiento para llenar la soledad de otras personas. Estas palabras van para nuestra querida perrita que descansa debajo de un rosal en la esquina de este jardín.

No hay comentarios: