miércoles, 4 de septiembre de 2013

ÁLGEBRA SIRIA

Acostumbrado desde niño a escuchar, ver y leer acerca de los conflictos en el “Mundo Árabe”, creo que hasta es familiar descubrir en las secciones de internacionales una o dos páginas rotuladas como: “Aumentan las tensiones en...” o lo que sería su equivalente en la televisión, cuando al terminar el noticiero, surge alguna imagen donde los rostros de cientos de hombres, mujeres y niños agitan fotografías calzadas por caligrafías indescifrables. Creo que toda esa información vía cable ha ido formando una imagen de las personas que habitan ese extremo del mundo. Una imagen llena de prejuicio e ignorancia de mi parte.

¿Quién empapa con arena los misiles? ¿Quién llena de billetes los bolsillos de los traficantes de armas? ¿Quién propone esos ataques concertados a blancos estrictamente militares que terminan en escuelas, hospitales, museos, plazas...? ¿Quién propone los martirios? ¿Quién lanza piedras contra los tanques que arrojan plomo? ¿Quién negocia la paz, pero maneja acciones en la bolsa para que la tormenta suceda? ¿Quién es el nacionalista que empuja a la inmolación? ¿Quién está detrás del potentado empresarial que ya tiene listos los blindajes, la alimentación y la diversión de los soldados del primer mundo que van a construir las ruinas de lo que desconocen? ¿Quién es el que deja una mano tirada en los escombros? ¿Quién es el que altera el orden de las noticias para que las atrocidades no salgan a luz? ¿Quién es el que da fusiles y granadas a niños de 12 años? ¿Quién es tal líder? ¿Quién es tal “pueblo”? ¿Quién señala en una ojiva la esperanza de liberación? ¿Quién es el que enmudece en medio de todo ese caos? ¿Quién es el que carga con la enorme maldición de ser el vencedor de una guerra? ¿Quién es el que sigue con distancia los acontecimientos desde un edificio altamente tecnificado?

Estas son las preguntas que llevo acumuladas a lo largo de años y vienen cada vez que vuelven estas noticias viejas. Mi enorme ignorancia me lleva a consultar diarios en Internet; el mensaje es confuso: religión/nacionalismo, liberación/Occidente... Yo los observo como se observa la Luna desde la Tierra. ¿Será que ellos nos ven de la misma forma?

No hay comentarios: