miércoles, 29 de mayo de 2013

LIBROS LLAVE

¿Cuál es el libro o cuál será el libro de nuestra vida? Pensando bien la pregunta: ¿Existe uno, dos, tres, cuatro o toda una biblioteca que nos sea indispensable para vivir?
Soy lector. Desde niño, leer fue mi compañía y fue mi cuarto propio. Leyendo he atravesado la felicidad y la desdicha. El amor, el duelo, la distancia y la presencia. Leer ha sido un ejercicio necesario para existir. De eso que esta columna sea una breve reflexión acerca de lo que llamo “Libros-llave”.
En alguna parte de nuestra memoria quedan recuerdos sensibles. Algunas veces intactos, algunas veces derruidos. Crecemos a golpes y en ese viaje orillamos aquel primer asombro, aquel primer sueño. Sin este equipaje quedamos vulnerables a nuestra propia miseria. ¿En qué punto del trayecto llegaron esas palabras que nos incitaron a repensar la vida? A mí me sucedió con tres libros: El Lobo Estepario de Hermann Hesse (a mis 15 años); El Extranjero de Albert Camus (a mis 17); Hojas de Hierba de Walt Whitman (a los 20). 

El entusiasmo por los libros recibe un tiro mortal en nuestra educación primaria y un tiro de gracia en la secundaria. En medio de una cultura mojigata y represiva, no es extraño que el libro sea una amenaza. Así los niños y adolescentes de nuestro país saltan del muermo de leer panfletos moralistas intrascendentes, al tedio de hacer el resumen de una sentimentaloide narración del Siglo Diecinueve, todo para terminar el día buscando chatarra en la televisión, en la radio, en la Internet o en el paisaje citadino, tan plagado de vallas y anuncios por todos lados. 

Un libro sugerido puede hacer el cambio. Un maestro que acerca la lectura es un maestro que entrega la llave. Una llave que abre el conocimiento crítico. Una llave que libera todo lo contenido por siglos de patrones educativos obsoletos. Leer no tiene por qué ser un asunto de intelectuales-locos-fumados. Leer no es perder el tiempo; es comenzar a quitar el candado que nos impide a los guatemaltecos formar parte de una sociedad abierta al presente.

No hay comentarios: