miércoles, 3 de abril de 2013

MEDIOCRIDAD


Cuando uno busca el término “mediocridad” en el Diccionario de la Real Academia Española, dice:Cualidad de mediocre. Cuando uno busca “mediocre”, dice: De calidad media. De poco mérito, tirando a malo. Ambas respuestas son tan lacónicas que obligan a realizar de inmediato varias notas al pie del diccionario. 

En primer lugar la mediocridad es una cualidad, o sea: Una manera de ser alguien o de ser algo. El proceder habitual -—esa forma de rutina, ese hábito arraigado— es la cualidad que define lo que somos. Ver lo mismo. Ir a lo mismo. Comer lo mismo. Hablar lo mismo. Sentir lo mismo. Decir lo mismo (ojo, que hablar y decir no es igual). Elegir lo mismo. Enemistarse con lo mismo. Ocuparse de lo mismo, etc... Somos aquello en lo que reincidimos una y otra vez. 

Pasemos entonces a lo que significa ser mediocre: La cualidad de ser mediano, de ser casi, casi malo. Creo que este adjetivo aplasta la dignidad de cualquier cosa, siempre y cuando no sea algo realmente mediocre. Tal palabra aparece muy a menudo en los medios de comunicación, colgada en la sección deportiva y casi siempre refiriéndose a la “actuación” de la Selección Nacional. ¿Qué será? Nunca encuentro que se califique de mediocre la gestión de un funcionario de gobierno. Tampoco que se le imprima este marbete a la representación comercial de nuestro país en determinada feria o negociación. Nadie califica de “mediocre” nuestra participación en las urnas. El transporte público es “deficiente”, pero no mediocre. No le decimos mediocre al ignorante que posee un cargo público solventado con nuestros impuestos. Tampoco hablamos de mediocridad en el manejo de la información. 

Tal parece que para los guatemaltecos no existe la palabra “mediocridad”. Todo es malo, pésimo, descarado, ruin, patético... pero no mediocre. Todo se debe ir al carajo y todo debe reiniciarse con los mismos errores. Ese ciclo de destruirnos sin renovarnos. No vivimos en un país malo; vivimos inmersos en una mediocridad aceptada, una mediocridad que rebalsa nuestra capacidad de asombro.

1 comentario:

Unknown dijo...

Javier muy buena tarde le saluda Andrea Bermejo de Porter Novelli la Agencia de Relaciones Públicas de BAM, te comento que el día martes 9 de abril realizaremos la premiación del Certamen BAM Letras por lo cual queremos invitarle al mismo y queremos enviarle la invitación por físico. Entonces quisieramos saber a que dirección se la podríamos enviar, o a que numero podriamos llamarle para comunicarnos con Usted.

Mi número es 2388-5126, correo electrónico: andreab@caporternovelli.com