miércoles, 26 de septiembre de 2012

COMBUSTIBLE


Si el ruido de las balas fuera combustible, tendríamos abastecida toda  Guatemala con gasolina barata. Si nuestro desencanto fuera combustible, llenaríamos los tanques de todos los aviones del mundo. Si nuestra rabia y  frustración fueran combustibles, en cada esquina habría un pozo de petróleo ardiendo. 

Si las vidas que se pierden cada día fueran combustible, podríamos pavimentar todas las carreteras de Centroamérica. Si la sangre derramada fuera combustible, los precios de la gasolina estarían por los suelos. 

Si el racismo chapín fuera combustible, podríamos llenar los tanques en los cohetes de la NASA. Si  nuestra intolerancia fuera combustible, todos los cruceros se abastecerían en nuestros puertos. Si el prejuicio de los guatemaltecos fuera combustible, no sabríamos lo que es el desabastecimiento ni las políticas monopolistas de las gremiales. 

Si la corrupción de los funcionarios fuera combustible, el servicio eléctrico sería gratuito en todo el país. Si las promesas políticas fueran combustible, le venderíamos gasolina a Venezuela. Si el cinismo de los diputados reelectos fuera combustible, podríamos hacer quebrar a Arabia Saudita. Si la incapacidad política en la gestión pública fuera combustible, todos los guatemaltecos viviríamos como millonarios trabajando sin parar en las refinerías. 

Si la ignorancia fuera combustible, cada uno tendríamos bombas para llenar el tanque en nuestra casa. Si la mediocridad educativa fuera combustible, nunca nos cobrarían el  gas propano. Si el derrotismo fuera combustible, no podríamos encender un fósforo sin temer que todo estalle alrededor. 
Pero nada de esto sirve de combustible, así que la gasolina seguirá subiendo hasta que muy pocos puedan pagarla. Pero nada de esto sirve de combustible, así que no podremos  mover hacia ninguna parte nuestra indignación. Pero nada de esto sirve de combustible, así que no tendremos de otra  que mantener nuestra esperanza para tiempos mejores. Pero nada de esto sirve de combustible, así que el precio de cubrir nuestras  necesidades básicas subirá hasta el cielo. Pero nada de esto es combustible, así que no queda otra que caminar y caminar y caminar hasta encontrar un nuevo rumbo.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

SUGERENCIAS PARA SUICIDARSE EN GUATEMALA


1. Colóquese estratégicamente en la porra roja del Estadio Mateo Flores con una camisola, una bufanda y  una gorra de los cremas. 
2. Tome un litro de agua del Lago de Amatitlán. 
3. Súbase en una camioneta 72 un día de pago a eso de las cinco de la tarde. 
4. Averigüe los nombres de las firmas de abogados asociados a las adopciones ilegales y publíquelas en este medio. 
5. Acapare la rocola de una cantina en Gualán, Zacapa (leer mi relato acerca del tema). 
6. Bocine a cualquiera de los picops polarizados que se estacionan impunemente frente a las oficinas del Decam por las mañanas. 
7. Saque a pasear a Tikal Futura cualquier edecán que sea novia de un narco. 
8. Asista a una narcofiesta y suba las fotos al Facebook.
9. Localice uno de los colectores que existen en el subsuelo de la ciudad y quédese esperando a que se hunda. 
10. Dirija una marcha campesina hacia la zona 14 con escalas en sus distintos edificios. 
11. Pídale a los miembros de la Huelga de Dolores que se quiten la capucha a cambio de darles su “contribución”. 
12. Organice una iniciativa para que las iglesias paguen impuestos. 
13. Proponga una depuración en el Legislativo. 
14. Proponga una depuración en el Ejecutivo. 
15. Proponga una depuración en el Organismo Judicial. 
16. Tatúese un dieciocho en la frente y pasee tranquilamente en territorio de la Mara Salvatrucha (o viceversa). 
17. Trate de cruzar el Trébol  a las siete y media de la mañana sin usar la pasarela. 
18. Póngase en huelga de hambre hasta que bajen los sueldos en el Congreso de la República. 
19. Dígale a una mujer mayor de 40 años que no le gusta la música de Ricardo Arjona. 
20. Apague el televisor de un restaurante cuando comience el clásico entre Barsa y Real Madrid… 
21.   Busque pelea en un concierto de reguetón. 
22. Impídale un jugoso negocio a un alcalde. Etcéteras…

miércoles, 12 de septiembre de 2012

MOVIMIENTO PERPETUO




Para bien y para mal, esas lecciones aprendidas en nuestro hogar traspasan una generación y la siguiente y la siguiente. A esas lecciones les damos la categoría de valores. Valores que involucran ese movimiento perpetuo que llamamos  “ser guatemalteco”. Aquí algunas frases que tal vez le parezcan familiares:

“Hay que ser honrado, pero no mula”. “Si te pegó mijo, regresá y le rompes la jeta”. “Si nadie lo reclama, entonces es tuyo”. “Para qué vas a hacerlo como la gente, si de todos modos a todo el mundo le pela”. “Hay que votar por los ricos, porque ellos no tienen necesidad de robar”. “Si vas a cargar una pistola, usala, ni preguntés”. “Búscate un trabajo que te dé pisto, con tus ideas raras sólo te vas a morir del hambre”. “A las sirvientas hay que traerlas chiquitas de los pueblos, sino se malacostumbran”. “Del amor no se vive mija, mejor búsquese un hombre que la mantenga, aunque no la quiera”. “Por maje te le ponés al brinco a ese policía, dale mordida de una vez”. “Ese tu abuelo era bien enamorado, por eso dejó hijos regados por todos lados”. “Lo que pasa es que la maestra lleva mal al patojo, hay que pedir que la saquen”. “En el tiempo de Ubico si alguien tenía cara de ladrón él lo mandaba a fusilar, eso nos hace falta ahora”. “Sos tan necio, parecés indio”.  “De chiquito eras canchito, nomás creciste te pusiste negro y feo”.  “Déjelos, es su problema, quédese callado sino a usted lo van a joder”. “Hay mujeres que sólo te hacen caso si les pegás”. “Esas babosadas de los derechos humanos sólo sirven para defender criminales”. “Necesitamos un presidente con  los pantalones bien puestos”. “Yo sabía que era un criminal, pero era buena gente”.  “Quisiera ser diputado, estar sentado todo el día y ganando un dineral”. “Voy a meterte al ejército para que te hagás hombre”. “Si querés dedicarte a eso del arte tenés que irte de Guatemala, aquí sólo gente ignorante vive”. “La vergüenza pasa, pero el pisto se queda”. “Está bien que roben, pero esos del gobierno de verás que se pasan... (Se aceptan sugerencias)



miércoles, 5 de septiembre de 2012

LO QUE NO TIENE LUGAR


En las páginas de los diarios guatemaltecos queda mucho lugar para la tristeza. En las curules del Congreso de la República sobra espacio para el cinismo. En las cárceles siempre hay un lugar para los criminales sin dinero ni influencias. Debajo de los semáforos hay mucha calle  aún para esos indigentes que nos muestran el fracaso económico en el que vivimos. 

En nuestra memoria quedan cuartos colmados de miedo. En la historia oficial cabe mucha más falsedad de la que existe. Muchos pueblos aún pueden albergar más hambre, más indiferencia y más olvido. Nuestros muy respetables bancos del sistema todavía aguantan con muchísimos  más narcomillones que lavar. Los jóvenes, que tanto celebran los demagogos, todavía pueden cargar con tasas más grandes de desempleo. 

Todavía sobra impunidad para regalarle a los asesinos del pasado. También sobra mucha corrupción para proteger a los criminales del presente. Aún quedan muchas pistolas calientes a la orden de muchos poderosos. En Guatemala aún sobran espacios para los intolerantes. 
Queda mucha tierra virgen por desalojar, vender y expropiar. Quedan muchos ríos para echar todo tipo de porquerías. Queda mucho cielo azul por ennegrecer. Queda mucha madera por talar. 
La esperanza es lo único que no sobra, pero sí queda. Permanece en los reductos sin lugar de un país que se apaga. Allí donde no se quiere ver, quizá en el mismo diario que usted está leyendo. Así es, puede que la encuentre al  pasar de la ignominiosa fotografía de una neurótica que mató a golpes a su hija, luego de la nota acerca de los pandilleros capturados en Villa Nueva, poco más adelante de las notas internacionales acerca de los inmigrantes centroamericanos... digamos que en esos espacios que están lejos de las noticias más relevantes. 

Aquí abundan lugares para dejar la vida, así lo hemos permitido. Para darle un nuevo significado al presente es necesario darle un espacio a la dignidad invisible. La dignidad incómoda. La que asume sin bajar la mirada sin bañarse de falso optimismo.