miércoles, 17 de octubre de 2012

EL CÓDICE TÚN







Pocas veces me ha sucedido esto con un cuadro. Eso de verlo y encontrarle distintos significados según mi estado de ánimo. Verlo de reojo o de cabeza o desde arriba o desde abajo. Dejarse llevar por los ojos y no por el viejo prejuicio intelectualoide de querer descifrarlo todo. Cosas raras que me pasan cuando veo la obra de Francisco Tún. 

Durante el mes de octubre y de noviembre  se está exhibiendo  la muestra  más completa de este  genio marginal guatemalteco. Cuadritos, cuadrotes y semicuadros  llenan toda la galería  de Artecentro Paiz, y de  verdad... es muy difícil quitarse tantas imágenes de la cabeza: rectángulos como paredes inmensas; pequeñas puertas rojas; gentecitas amarillas que caminan en fila sobre  montañas; senderos que son ríos vacíos y despoblados. Toda Guatemala cabe en un cuadro de Tún, de eso estoy seguro. 

¿Qué puedo decir de él? Mucho y nada se sabe de este artista. Pobre, indígena, alcohólico y con una serie de anécdotas delictivas que lo convierten en un extraño ícono. Nace en 1948, sobrevive entre las champas de lámina de uno de los tantos asentamientos capitalinos, recibe el afecto y el reconocimiento de influyentes artistas y gestores guatemaltecos de la década del setenta, para luego perderse en su propia tragedia. De su muerte aún se sabe poco. 

A la distancia Tún parece el artista más original de su tiempo. En su época no pasó de ser un  pintor indígena con cierto brillo. Sucede que en nuestro provincianismo, pensamos de inmediato que la originalidad o el talento deben surgir de aquellos privilegiados, o sea, aquellos que tienen la educación, la plata o el pigmento socialmente correcto para destacar. Privilegios que estaban muy lejos, pero muy lejos de un artista que a la fecha lleva el marbete de “pintor primitivista” o “naif”. 

Luego de ver toda su obra en conjunto, me parece encontrar en ésta la coherencia de un códice, un códice urbano, un códice que narra la sobrevivencia afuera de las murallas que separan a todas las guatemalas que caben dentro de este pequeño territorio que llamamos país.

No hay comentarios: