miércoles, 3 de octubre de 2012

CUANDO SEAS GRANDE


Un poema popular de Mario Benedetti lleva estos tres versos: “Uno no siempre hace lo que quiere / pero tiene el derecho de no hacer / lo que no quiere”. El texto vino a mi mente luego de hallarme con  la publicidad de conciencia  y con  los artículos acerca de la infancia que se asoman cada año con la celebración del Día del Niño. 

Recuerdo mi infancia, siempre participando en concursos de dibujo. Algunos  diplomas de entonces  dicen cosas como: “Para Javier Antonio Payeras por su participación en el Certamen Lo que haré por Guatemala cuando sea Grande”. Que sepa, mi madre ya no conserva los dibujos, pero estoy seguro de que estos no difieren en mucho con lo que otros niños  dibujaron y siguen dibujando: astronautas, pintados con crayones de cera, colocando la bandera guatemalteca en la superficie de Marte o bomberos apagando las llamas de un edificio... 

Lo común es que los adultos preguntemos, con solemnidad milenaria, la misma cosa: ¿ Qué querés hacer cuando seas grande? El niño, con sus seis, siete u ocho años de experiencia vital encima, no sabe  qué responder. Tal vez balbucee algo predecible y cinematográfico. O tal vez repita para complacencia general ese viejo credo familiar “Quiero ser como mi papá o mi mamá”. O tal vez se sienta intimidado y salga corriendo. 

Ese dilema entre lo aspiracional y  lo  ético: Llegar a ser lo que se quiere, pero sin hacer lo que no se quiere. Quisiera saber qué sucedería si en las escuelas del país le preguntáramos a los niños: ¿Qué es lo que no quisieras ser cuando seas grande? Creo que su respuesta nos daría  una buena oportunidad para hablar acerca de los pésimos ejemplos que los adultos damos ahora mismo, y de cómo ellos pueden hacer una mejor sociedad a partir de un No. Un No rotundo  a lo caduco, a lo corruptible, a lo  irresponsable, a lo cobarde y a lo mediocre de este terrible presente guatemalteco que  les  estamos heredando.

2 comentarios:

Aurora Catalina dijo...

Seles enseña que deben de estudiar para poder tener "dinero" y que s deben de matar trabajando para tener más "dinero".
lo que no explicamos es que independientemente de lo que se haga, lo importante es estar cómodos con lo que se hace. se tiende a menos preciar aquel trabajo "de pobres" como recoger basura o ser cajero de un banco. se les vende la idea de un éxito oxidado y absurdo.

ovi dijo...

a los ninos se les ensena a trabajar "de algo", en lugar de ensenarles a ser utiles. muchas de las profesiones son inutiles para la vida que se supone van a vivir.