miércoles, 11 de julio de 2012

ES CUESTIÓN DE DAR GRACIAS


Gracias por los treinta y seis años de guerra fría en Guatemala, porque nos inculcó el miedo, la paranoia y la intolerancia. Gracias por la pésima educación gratuita y privada, porque hace que los jóvenes desprecien el conocimiento y los reduce a serviles engranajes del status quo. Gracias por la baja estima propia de los chapines, porque hace que nuestra identidad sea un remedo de otras culturas. Gracias por los monopolios, porque eso evita la libre competencia y la innovación. Gracias por la nula conciencia acerca del medio ambiente, porque dará más oportunidades para construir centros comerciales encima de los ríos secos y de los bosques devastados. Gracias por los mareros, porque ellos nos distraen de los criminales de saco y de corbata que están como si nada. Gracias por la presencia del narcotráfico en nuestro país, porque le permite a muchos partidos pagar sus campañas políticas. Gracias por los pilotos de bus, porque despiertan nuestro mal humor e indignación desde muy temprano. Gracias por los programas de cámara escondida en la televisión, porque nos hacen bloquear los canales nacionales. Gracias por el fanatismo ideológico de algunos columnistas de prensa, porque nos hacen visitar la sección de clasificados. Gracias por las carteleras de cine, porque al poner Magadascar y la Era de Hielo en todas las salas, nos obligan a comprar películas donde el Buki para verlas en casa. Gracias por el analfabetismo real o funcional, porque nos obliga a los escritores a ser más necios. Gracias por no apoyar la cultura con buenos presupuestos, porque eso da la oportunidad de que los artistas se vayan del país buscando un mejor destino. Gracias por la inexistencia de una ley de registro de teléfonos celulares, porque nos da la oportunidad de vivir un asalto y de aprender a valorar la vida (en un país donde ésta no vale nada). Gracias por las clínicas abarrotadas del Seguro Social, porque nos enseñan a cultivar al máximo la paciencia y la humildad.

Así es lectores amigos, todo es cuestión de dar gracias.
 

1 comentario:

Silvia Titus dijo...

Y gracias a los desgraciados que destruyen las estatuas de la sexta porque nos hace seguir de ignorantes ante el mundo en cuestión de arte y cultura.

Muy buen artículo!