miércoles, 18 de julio de 2012

¿EN QUÉ PAÍS VIVIRÍAMOS?

Si uno de cada diez guatemaltecos se diera cuenta que este rumbo nos lleva a lo mismo. Tan sólo uno que tuviera la claridad que les falta a los otros nueve. Uno que se negara a ponerle la otra mejilla a toda esta corruptela que secuestró la política. Uno de cada diez que se enfrentara a la anquilosada y estéril doble moral chapina.

Un guatemalteco de cada diez que no se corrompiera. Tan sólo uno que no hallara, en la miseria y en la necesidad del otro, una oportunidad para hacer más dinero. Uno que asumiera acciones a cambio de reacciones. Un talento que no se hundiera en este océano de conformismo y mediocridad.

Si uno de cada diez guatemaltecos se diera cuenta de la desventaja en la que vive y quisiera cambiarla. Uno que tuviese el valor que no tienen los otros nueve para actuar sin achacarle toda la responsabilidad a los demás. Uno sin ese patético gusto por el desprecio al esfuerzo ajeno. Uno de cada diez que lograra saltar el muy alto cerco de ignorancia que nos encierra.

Si uno de cada diez guatemaltecos dejara el: perdone sería tan fino de hacerme el favor de devolverme lo que me pertenece. Si ese uno le enseñara al resto que la dignidad no es algo parecido a salpicar peatones desde un carro. Uno que no se dejara arrastrar por los vicios heredados por sus padres y que éstos heredaron de los suyos y éstos de los suyos.


Si uno de de cada diez guatemaltecos no se tragara la píldora de esta normalidad tan adocenada. Tan sólo uno que no creyera que “el pasado siempre fue mejor”. Uno que no buscara simulacros de fe en las cajas registradoras de los megatemplos. Uno que no se anticipara a la vejez desde muy joven. Uno que abriera las puerta para que otros entren. Uno que sirviera por diez, diez que existieran por mil, diez mil que dieran ejemplo a cien mil, cien mil que asumieran por el millón que no lo hacen: ¿En qué país viviríamos?

No hay comentarios: