miércoles, 20 de junio de 2012

ZAPATO FORMAL Y CAMISA

Una imagen. En la película The Birds (Los Pájaros, 1963) del director Alfred Hitchcock, una bandada de aves inocentes ataca y expulsa a los habitantes de una pintoresco pueblo norteamericano. Todo comienza de forma inocua: los pájaros comienzan a arrojarse a los vidrios de los automóviles y a las ventanas de las casas.

Una situación incómoda. A un amigo no le permitieron el ingreso a un bar en el Centro. El bouncer alegó que la apariencia de mi amigo -importante intelectual y gestor cultural guatemalteco- era impresentable. Curiosamente el espacio lleva el marbete de centro cultural, no de discoteca. Luego me entero que esto ha sucedido en otros lugares del Centro Histórico, donde alguien resguarda el derecho de admisión.

La Sexta. Cada día recorro la Sexta Avenida y me gusta. Me gusta que exista un espacio peatonal. Me gusta encontrar bancas y aceras llenas de gente platicando o viendo una asoleada estatua viviente. He leído y he escrito en esa Avenida, en todas sus cafeterías, en todos sus restaurantes de comida rápida, en las Cien Puertas, en el Bar Europa... he visto extinguirse bares y centros culturales. Conozco La Movida en la zona 1 y puedo entender su dinámicas. Sin embargo, si me preguntan, ahora la Sexta me gusta más de día que de noche.

La Noche. Mis bares: El Portalito y Central. Allí van mis amigos y son éstos los sitios donde he tenido las mejores charlas acerca de literatura, filosofía y arte. Los considero el epicentro de la actividad cultural en Guatemala, son el sitio donde se fraguan películas, donde se discuten publicaciones y donde, sin dinero, se arman festivales de arte. No tienen un rótulo que diga “centro cultural” por ningún lado, sin embargo a ellos asiste lo más alfabetizado de esta sociedad.

Los pájaros. Espero que el advenimiento del distinguido grupo objetivo de los bares del Centro, no termine desalojando su belleza. Que estos no sean los avisos de una bandada de inversionistas retrógrados y con poca creatividad. Que la imagen de la película citada, no sea el destino de una ruta histórica de genios (Asturias, Mérida, Orellana) a quienes seguramente, más de alguna vez, también les habrán negado la entrada a lugares similares. 



 

No hay comentarios: