miércoles, 30 de mayo de 2012

BIENAL 18

En la organización cultural existe un número de sobrevivencia: el tres. Si una revista pasa de los tres ejemplares se convierte en un referente. Si un festival pasa de tres ediciones, afirma su continuidad. Por algún extraño motivo el entusiasmo y la terquedad de los gestores culturales guatemaltecos debe sobrepasar la trilogía para garantizar su permanencia. Al sobrepasarse esta meta, podemos decir que estamos ante una institución cultural.

Bienales existen en los cinco continentes. Se trata de muestras colectivas que se realizan cada dos años y que nutren ese extraño (y siempre creciente) interés del público por el arte. En términos de imaginación no existe subdesarrollo, tal categoría responde únicamente a lo económico, en la cultura no hay Tercer Mundo, porque el talento supera la marginación. De eso que mantener un espacio cíclico de exhibición de los avances culturales en países como Guatemala es algo imprescindible.

Para el próximo sábado 2 de junio se abrirán las puertas de la XVIII Bienal de Arte Paiz, con la promesa de dar al espectador una perspectiva del amplio horizonte de posibilidades creativas en el arte contemporáneo guatemalteco. Las salas de exhibición se han trasladado al Centro Histórico y tendrán sedes diversas, todo con la intención de crear una ruta interactiva entre la gente que deambula cada día por la Zona 1 y los distintos públicos que visitan las actividades culturales. La selección de la presente bienal incluye tanto a artistas referenciales como Luis González Palma, Isabel Ruiz, Daniel Chauche, Pablo Swezey o Moisés Barrios, junto a quienes hoy en día marcan una importante tendencia dentro del arte centroamericano.

No es fácil explicar lo que significa el arte para una sociedad como la nuestra, pero es importante nutrirse de éste para comprender que, lejos del marasmo de politiquería barata y estadísticas deprimentes, existe un visible interés por el pensamiento y la sensibilidad entre los guatemaltecos. Me siento muy honrado de formar, junto con Anabella Acevedo y Silvia Herrera Ubico, el equipo de curadores que conformó Santiago Olmo para esta edición. Están todos invitados.

1 comentario:

Xibalba dijo...

Excelente introducción a la Bienal. Gracias por intentar explicar en pocas palabras la necesidad que tienen los artistas en expresarse y la falta de apoyo institucional. Saludos.