lunes, 9 de abril de 2012

VIVIR AQUÍ (LO QUE PODEMOS PEDIR Y ESPERAR)

Hace años escuché este dicho: Al que no sabe a dónde va, cualquier camioneta lo lleva. No recuerdo a qué venía tal referencia a la sabiduría popular chapina, sin embargo me pareció lo más adaptable a nuestro constante estado de incertidumbre presente y de futuro impredecible.

Vivir aquí es ser protagonista y espectador de un proceso que nunca termina. Testigo de esa indescriptible necesidad humana de tener esperanza. Una esperanza que se degrada con cada apuesta electoral, reivindicativa, pero de claridad nula . Ver todos los días una diferente manifestación; ver desfilar por el Centro Histórico a los pobres de los pobres: a los campesinos desplazados, a los ancianos jubilados, a los estafados por los bancos, a las víctimas de la violencia... eso que nuestra completa indiferencia va convirtiendo en paisaje urbano. Un paisaje incómodo para todos. Inútil. Vacuo. Algo que conmueve a la gente sensible de este país (que todavía la hay), sin cruzar la línea de la emotividad, de la consigna y del protagonismo de unos cuantos.

Cuando se exige una sociedad más justa, se pide algo abstracto. Para erradicar la violencia, hay que erradicar la impunidad. Para erradicar la impunidad, hay que erradicar la pobreza. Para erradicar la pobreza, hay que erradicar la ignorancia. Para erradicar la ignorancia, hay que plantear la igualdad ante la ley. Para que la ley sea justa, hay que formarnos en principios que no sean simples premisas egoístas, para liberarnos del egoísmo necesitamos una ética.

Porque cualquier bus nos lleva, no sabemos hacia dónde vamos. ¿Qué otra cosa podemos plantear, lector amigo, sino propuestas reales, efectivas y llenas de compromisos? Necesitamos, antes que todo, una garantía de libertad. Libertad de opinar y discutir nuestras ideas sin que nadie nos coarte. Necesitamos un capitalismo ético, que no se sostenga en la pobreza de las mayorías, en la corrupción y en la desigualdad. Necesitamos que desaparezcan los privilegios minoritarios para la educación, la cultura y la dignidad humana.

4 comentarios:

itz dijo...

si, también creo que la educación, la cultura, el arte y el derecho a una vida digna deben ser el común denominador... lo que no sé es eso del capitalismo ético, el capitalismo no es ético, es capitalismo y punto debe pasar sobre el que sea para conseguir sus fines...

Miss Trudy dijo...

En una camioneta llenísima a reventar, hace muchísimos años, recuerdo que se subió una mujer indígena bastante ancha con un enorme canasto que, al pasar entre el gentío de la camioneta, le pegaba a los demás pasajeros. Algunos refunfuñaron. Ella se volvió con gran dignidad y nos espetó a todos en recio: "¡Quien no quiera sufrir, que no se suba a las camionetas!"

Esta frase, dicha en un momento de justa indignación, creo que puede servir de lema en un país como el nuestro. Todos estamos juntos en esto, todos tenemos que compartir, ya sea unos mas y otros menos, las disfunciones de nuestra sociedad. De nada sirve reclamarle a quienes por necesidad tienen que a veces ocupar e invadir "nuestro" espacio (que en realidad, es el de todos/as). Hubiera sido más efectivo y cómodo para todos si se le hubiera ayudado un poco con su gran canasto en lugar de ignorarla y luego protestar por que nos tuvo que pasar dando con el mismo. Pero eso, a ninguno se nos ocurrió.

Jesus Abac dijo...

En principio creo que es un buen avance dentro de la narrativa, el ensayo y la opinión de los escritores guatemaltecos indiferentes a los problemas de un sistema y la sufrimiento humano, que se discuta un gran tema: el capitalismo. Sin embargo, no comparto la idea y propuesta de Capitalismo Ético. Tu argumento cae por los principios y naturaleza del capitalismo. Al proponer la búsqueda de un “capitalismo ético” se comete un grave error de percepción de la realidad. En primer lugar, no espero que se tome este argumente como tajante, sino de demostración de la máxima evaluadora de la teoría, la praxis, que el capitalismo en esencia no es ético, al tener como primicias la competencia, la libertad individual y el egoísmo económico se contradice el argumento plasmado en la opinión y la imposibilidad de dar viabilidad a dicha idea.
Sería incongruente plantear esta idea y hacerla efectiva, tal cosa ya se ha trasladado a la realidad, demostrado que el único resultado ha sido: la socialización de las pérdidas y la privatización de las ganancias. Al referirme a la anterior proposición, es para denotar que la categoría “Capitalismo ético” nace de la reciente crisis en EEUU y en UE, por ende fue un disuasivo para lograr mantener un sistema que de por sí es antihumanos, anti planeta y por lógica antiético. Plantear entonces dicha idea es ilógica e irrealizable cuando el propio sistema se funda, en un contexto económico, en la ganancia, la competencia y la libertad individual (individualismo), que busca únicamente el máximo beneficio de quien es poseedor de un capital, en resumen, quien quiera jugosas ganancias y si de paso favorece a quien interviene en dicha actividad “que bueno”.
En materia moral, tu premisa “Para que la ley sea justa, hay que formarnos en principios que no sean simples premisas egoístas, para liberarnos del egoísmo necesitamos una ética” implica formarnos en contra del capitalismo. Y que también, esa pseudo-libertad que se invoca, es imposible en un sistema de opresión como el capitalismo. En sentido lato, el capitalismo utiliza distintas formas de opresión, dominación, explotación y exclusión que nos priva de la libertad al punto de verla aberrante y por ende nos acomodamos. Todas esas formas son carentes de moralidad y por ende de ética. Podemos observar las formas machistas del sistema patriarcal vistas desde el femicidio, la religiosidad y la creencia en dios para mantener adormitado a una población hecha masa, la masa que la institucionalidad política (porque de partidos no tienen nada) utilizan para mantener un poder “falsa democracia” que necesita el capitalismo, no digamos el ya demostrado argumento de la explotación del hombre por el hombre, y de las nuevas formas de dominación que utiliza el capitalismo para reproducirse material y espiritualmente, como el racismo, la discriminación, la homofobia, la gerontocracia y la ultima de todas la destrucción del Planeta Tierra. ¿Qué de ético podemos encontrar en el capitalismo Javier Payeras? Porque al plantear esa alternativas significa que se ha analizado y encontrado esa ética en el capitalismo. (No se si encontraré respuesta, sin embargo espero que afirmes la opinión de la liberta para “discutir” las ideas sin que coarten.)

Jesus Abac dijo...

Por ultimo, para responder tu cuestión de “¿Qué otra cosa podemos plantear, lector amigo, sino propuestas reales, efectivas y llenas de compromisos?”
En principio necesitamos artistas e intelectuales comprometidos con las causas justas. Algunos ejemplos nos han dado artistas internacionales como Calle 13 y nacionales como Kamikal, literatos identificados contra el capitalismo, como Benedetti, José Saramago y en el otro extremo, conservador y bien identificado, Vargas Llosa. Necesitamos escritores guatemaltecos radicales y no conservadores que planteen un maquillaje al capitalismo. Ya hubieron economistas solapados que plantearon el keynesianismo que mantuvo el capitalismo, no queremos escritores solapados que planteen otras formas de capitalismo sino que planteen alternativas al capitalismo, verbigracia, José Saramago al mencionar que: “La única alternativa al capitalismo es la consciencia”, esa es una propuesta comprometida y radical. Y por ultimo, también necesitamos lectores que cuestiones a los escritores, para que ambos actúen y cambien realidades particulares desde su ámbito de injerencia.
Lastimosamente has sido presa del inicio de tu opinión: Al que no sabe a dónde va, cualquier camioneta lo lleva. Necesitamos escritores que sepan a donde van ya que el resto ya sabe a donde va: a la incertidumbre, el consumo, el acomodamiento y la indiferencia.