miércoles, 1 de febrero de 2012

TOSCANIMORFOSIS

Hace unas semanas estuvo en Guatemala Oliviero Toscani invitado por las Naciones Unidas. Aunque no soy un afecto cazador de celebridades y de gurús, guardo una gran admiración por este brillante fotógrafo italiano que, a través de un lenguaje transgresor y renovado, catapultó la marca de ropa United Colors of Bennetton.

A finales del año 98 yo trabajaba de copy en una agencia publicitaria. El ritmo de ese lugar era intenso. A veces, cuando todo parecía monótono y aburrido, surgía de pronto un chance que convertía la oficina en la misma sala de emergencias del Hospital Roosevelt. Pero aquel lugar tenía una biblioteca sorprendente, lo que me obligaba a esculcar todos los días aquellos enormes tomos acerca de diseño, buscando (como un monje medieval ante un texto de San Agustín) algunas ideas renovadoras. Desgraciadamente, los gerentes de marca no eran tan creativos y apostaban siempre a las “masas” y no a las personas, obligándonos a guardarnos las ideas escandalosas y a recurrir a los viejos moldes de lo predecible. Allí fue donde un querido amigo me prestó ese libro de Toscani: Adios a la Publicidad.

Oliviero Toscani es un visionario que usó el canal de la propaganda para consumo, como una herramienta crítica de la sociedad europea en los años noventas. Las ciudades italianas poco a poco fueron luciendo vallas hermosamente minimalistas con fotos impresentables: personas con VIH muriendo, inmigrantes, vagabundos, ajusticiamientos de la mafia, paramilitares africanos... esas imágenes que ni en sueños se exhibirían en las entradas de las blondas urbanizaciones de Guatemala. El empuje de tales letreros fue tal, que no fueron pocos los conservadores que arremetieron contra el publicista y la marca. Aquellos suéteres y pantalones de colores vivos comenzaron a distribuirse por todo el mundo -contradictoriamente- de la mano de una campaña que denunciaba la violencia, el abandono y la explotación colonialista escondida en el sótano de los países europeos. Así es como celebro que alguien como él nos haya visitado y celebro la entrevista publicada en el número seis de la Revista Rara, donde Toscani conversa abiertamente con sus editores, Luisa González- Reiche y Andrés Asturias.

1 comentario:

Lester Oliveros dijo...

En el Café Oro fue donde por primera vez oí al Giovanni hablar de la publicidad excéntrica de Benneton. Que buen royo el de Oliverio T.