miércoles, 23 de noviembre de 2011

IMÁGENES DE HISTORIA ANTIGUA

Mi libro de Historia Universal de Editorial Kapelusz abierto en la página 52 dice: “Grecia Antigua” y de inmediato deshila una larga lista de nombres de ciudades y de personajes. Imágenes que de inmediato refieren algo cómodo y reconocible, incluso para un niño de 6to grado de primaria. Vasos con inquietantes ilustraciones de héroes alados y mujeres con narices lineales. Columnas de templos blancos que se sostienen dignamente. Esculturas de ancianos filósofos o poetas que, con los ojos borrados en señal de eternidad y sabiduría, introducen el capítulo de “Literatura y pensamiento” en la historia antigua. El yeso rayando una pizarra de madera es el fondo sonoro que me sustrae de una visión de héroes y de dioses con nombres difíciles, rostros temperamentales, bucles, liras y laureles.

Lo que no pude disfrutar en el colegio, lo busco entre las páginas de una enciclopedia Salvat que descansa en el librero de la sala de mi casa. Cuatro de la tarde: la Teogonía, los filósofos griegos, las Islas Jónicas y la civilización Cretense, Platón, Aristóteles, la Iliada, la Odisea... soy un niño temperamental y curioso, avanzo tomo por tomo rastreando claves para entender ese lugar extraño y remoto llamado Grecia. Han pasado veinticinco años y aún no he terminado de completar ese rompecabezas inmenso que es la Cultura Griega, pero en la intermitencia de mi edad adulta siempre voy de vuelta hacia ella, buscándola en todo, hasta en las cosas nuevas, y termino por darme cuenta de que se necesita más de una vida para conocer todo acerca de ella.

Pero hoy tecleo “Grecia” y el Internet me dispara imágenes nuevas. El archi-conocido rostro de los funcionarios de “países benefactores” que siempre dan la mano a los estadistas que han caído en la vergüenza del préstamo y la privatización. Treinta mil empleados estatales en reserva con los ahorros para su vejez repartidos en bonos falsos. Caducos rescates financieros para encubrir delitos económicos tales como mentir y especular con el dinero de las grandes mayorías. Una columna de manifestantes que sostienen una pancarta que dice “Grecia sufre”.

No hay comentarios: