miércoles, 7 de septiembre de 2011

PERDIDIZOS

Hace unos días mi amigo, el escritor Gerardo Guinea, me recordó eso que alguna vez le escuché a Mario Monteforte Toledo. El novelista decía que los guatemaltecos no éramos unos perdedores, sino unos perdidizos. Tal vez la palabra no me sonaba de este planeta ¿Perdidizos? Mi absoluto desconocimiento de la historia de este país no me permitía entender tal afirmación entonces.

Él decía que nos habíamos acomodado en el olvido y en el conformismo, echando a perder todas las oportunidades de salvación que hemos tenido. Perdimos la oportunidad de una independencia verdadera en 1821. Perdimos la oportunidad de la revolución liberal democrática de 1920.

Perdimos también el derecho a tener un país digno en 1954 y que estábamos a un paso de perder los Acuerdos de Paz. Cáustico y sensato, como lo recuerdo, Monteforte era dueño de una visión láser que atravesaba todas esas demagogias que entorpecen las intenciones de cambio político y de apertura en Guatemala.

Hoy, tan cercano al centenario de su nacimiento, pienso en esos aportes brillantes que dejó, con sus palabras y con sus actos. Un intelectual generoso que, pudiendo quedarse en cualquier parte del mundo a vivir sus últimos días, decidió volver y aportar todo lo posible para consolidar un movimiento humanista que diera paso a una regeneración del pensamiento, de la práctica cultural y de la reflexión política.

También pienso que dentro de unos cuantos días se abrirán las urnas para que elijamos a otro gobierno. ¿Qué tanto podemos perder? Un voto irreflexivo puede atraernos la completa oscuridad.

Esa oscuridad que venimos acumulando desde siempre, debido a que tenemos esa costumbre tan chapina de no querer arriesgarnos por un cambio. Esa oscuridad voluntaria donde nos hacemos perdidizos dentro de lo que llamamos circunstancia.

1 comentario:

El Caballero De La Blanca Luna dijo...

Saludos Javier, no había tenido la oportunidad de saludarlo desde que regresamos de Cuba, del encuentro de artistas cubanos y guatemaltecos. Pero ahora que veo este artículo tan interesante no quiero dejar pasar la oportunidad para agradecerle estas luces que nos deja a los que también queremos escribir. Sin duda usted es un referente del que tenemos que tomar nota los jóvenes.

Por ahí vi también lo de la publicación de su nueva novela, por lo que espero encontrar el tiempito para conseguirla, y un día fijo paso haciendo una parada en el Palacio para que me la firme. Después de todo desde el viaje tengo la inquietud de leer mas de usted, pues aun tengo frescas las palabras de “soledad brother” que leyó en la UNEAC, un poema que de verdad se quedo cortándome unas cuantas ideas sobre del corteza del cerebro. El de “Ruido de fondo” fijo lo consigo en Piedra Santa, pero y los otros? Le agradeceré me oriente un poquito para poder conseguirlos. En especial el de poesía, a ese le llevo ganas jajaja. Gracias nuevamente, y créame que me han sido de mucha utilidad contar con las opiniones que me dio luego de leer los textos que le mostré en el viaje.
Un abrazo y mis mejores deseos, que genial esta este blog! y este artículo ni se diga, astral!

Luis Pedro Paz