miércoles, 25 de mayo de 2011

CITAS CITABLES


Durante tres años tuve a mi cargo un espacio de arte que se llamaba Colloquia. Aquella experiencia fue la mayor escuela de formación organizativa-artística que he tenido en mi vida. Montar exposiciones, presentar libros y planear intervenciones de danza o de música, eran parte de una agenda cultural extenuante, aunque -claro-, muy satisfactoria para quienes trabajábamos allí dentro. Por esos años las muestras de arte en Colloquia, se transformaron en diálogos y discusiones muy entretenidas a las que titulamos “Citas Citables” (sí, como la sección de “pensamientos” de la revista Selecciones), y que lejos de ser tediosas conferencias esnob acerca de arte contemporáneo, buscaban abrir debates espontáneos entre el público habitual de la galería y los intelectuales, académicos o artistas invitados.
En las primeras Citas Citables nos encontramos con pacientes, tímidos y cautos oyentes, que parecían asustados ante las opiniones de los “expertos” que iniciaban cada charla; fue por eso que nos decidimos a poner en práctica un método bastante radical: antes de cada actividad llenábamos un tambo de agua con una rara mezcla de vino de caja, ron y rosa de jamaica, dando como resultado un trago fuerte, pero de sabor dulzón, al que llamábamos “sangría”. El cóctel previo a cada diálogo, incitaba a que todo el mundo participara de la conversación, dando sus puntos de vista sin cortapisas, complejos o restricciones de ningún tipo. Así fue como llegamos a cifras record de audiencia, tomando en cuenta que se trataba tan sólo de pláticas acerca de política, arte y filosofía.
Los guatemaltecos no tenemos foros y nuestro silencio parece ubicarnos siempre del otro lado del púlpito. Esa negación chapina a la discusión y a la propuesta. Ese hermetismo respecto a nuestras propias ideas, a nuestras propias reflexiones, es el origen de muchos de nuestros peores males. Algún medio tiene que existir que nos desinhiba, en alguna parte tiene que estar la llave que libera nuestro caudal de palabras.

No hay comentarios: