miércoles, 2 de septiembre de 2009

HAMBRE

La hija pequeña de la señora que va de casa en casa preguntando si hay ropa que lavar, no pasa hambre.

Las tres niñas hijas de la maestra de educación primaria que da clases en una aldea de Huehuetenango, no pasan hambre.

Los hijos del jornalero que trabaja rompiendo asfalto camino a la costa, no pasan hambre.

La esposa del perito contador que lleva siete meses sin encontrar trabajo, no pasa hambre.

El niño pequeño de la campesina del Petén que tiene VIH, no pasa hambre.

Los dos niños de la joven que trabaja de cortadora en una maquila de la calzada Roosevelt, no pasan hambre.

La familia del chofer asesinado hace un mes, no pasa hambre.

Los 3 hijos del mensajero que gana Q825 mensuales, no pasan hambre.

La esposa y los tres niños del ocasional ayudante de camión, no pasan hambre.

El pequeño niño hijo de la señora que sube a pedir dinero a las camionetas, no pasa hambre.

Los tres hermanitos que hacen malabares en un semáforo de la zona 9, no pasan hambre.

La familia del señor que saca la basura los sábados por la mañana, no pasa hambre.

Las familias que viven en el Relleno Sanitario, de la zona 3, no pasan hambre.
El niño morenito, hijo de una prostituta de la Terminal, no pasa hambre.
Los niños de las aldeas de Chimaltenango que salen a saludar a la Carretera Interamericana, no pasan hambre.
Los miles de inmigrantes que atraviesan la frontera con México ilegalmente, no pasan hambre.

La muchacha que se sienta con sus tres niños durante la tarde en el Parque Colón, no pasa hambre.

El chico tatuado que busca un trabajo que no llega, no pasa hambre.

Los dos hijos de la dependiente de mostrador de un almacén de coreanos, no pasan hambre.




No hay comentarios: