viernes, 17 de octubre de 2008

FRASES HECHAS

Aquí algunas de las exclamaciones más comunes que usamos los guatemaltecos para dar nuestra opinión.
Es que la situación llora sangre: Expresión muy popular en todo lo que se refiere al actual estado de violencia incontrolable en el país. Puede servir como reproche ante las autoridades terrenales o celestiales.
¡Ay Dios… qué pecado!: Curiosa conjunción. Por la manera cadenciosa de pronunciarla y el lento menear de la cabeza, resulta una frase oportuna para indignarse de frente al alto costo de la vida. El momento más indicado para decirla es luego de volver del mercado o al salir de una gasolinera.
Nos dejaron con los colochos hechos muchá: Frase muy útil para enunciar colectivamente nuestro desencanto, sobre todo, frente a las promesas de campaña del partido en el poder o las análogas derrotas mundialistas de nuestra Selección Nacional de Fútbol.
Ahora sólo nos queda encomendarnos a Dios: Otra apelación a la justicia divina para que intervenga como nuestro guardaespaldas y juez pesquisidor. La mejor manera de decirla es juntando las manos y viendo a nuestro interlocutor directo a los ojos.
Que se pongan la mano en la conciencia: Quizá la sentencia más utilizada frente a las cámaras de los telenoticieros nocturnos. Casi siempre viene acompañado de la muy rutinaria pregunta ¿Ante estos hechos, qué le diría usted a las autoridades? Una excelente manera de exigir un trato más humano o una actitud más honesta por parte de quienes tienen el poder.
¡Qué bárbaros!: Señalamiento ante la decepción, el fracaso, la humillación, la ruindad, la miseria, la impotencia, y la corruptibilidad de otros. Excelente condena moral para aquellos que son indefendibles.

No hay comentarios: